El dilema: ¿emigrar o quedarse? Por @AlfonsoZulia

Héctor Cortez Ruiz
Por Héctor Cortez Ruiz marzo 16, 2017 10:09

Actualmente  una gran cantidad de venezolanos están atravesando un dilema enorme ¿si quedarse en el país o emigrar a otra parte del mundo?  y ciertamente esa decisión genera una situación y dinámica de estrés constante, en este momento habrán muchos que ya están evaluando la posibilidad de irse, recogiendo información sobre oportunidades de trabajo, estudio, facilidades de emigración, clima, cultura, idioma, costos de traslados, personas conocidas que ya estén instaladas en otras tierras lejanas, en fin empoderando la idea para convertirla en intenciones factibles. Sin embargo, por otra parte otra gran cantidad de venezolanos han reafirmado, su decisión de quedarse y aprovechan la coyuntura país para reinventarse y con una actitud positiva surfear la crisis desde la resiliencia.

Dentro de ese dilema, el país estará relacionado entre los que decidan irse y decidan quedarse, ya que la raíz siempre estará sembrada en Venezuela, los que opten por irse no necesariamente estarán afuera toda la vida, quizás su permanencia sea por una temporada, la necesidad de salir, de oxigenarse de tanta presión social, política y económica es una opción válida ante el contexto actual, de repente esa decisión pueda ser definitiva si logran adaptarse a la dinámica de un país extranjero y si su nivel de calidad de vida mejora en niveles superiores de lo que ha vivido en su propia tierra, las opciones pueden ser muchas, la decisión una sola, regresar o quedarse, intensificándose la disyuntiva para los que ya decidieron marcharse.

Los que hemos optado por quedarnos, estamos tratando de ver el lado positivo de la situación, buscando oportunidades de emprendimiento, pensando que es momento para formarse, para desarrollar y explorar nuevas áreas de negocios,  reinventándonos cada día para paliar la crisis económica, ajustando el presupuesto familiar para poder cubrir las necesidades prioritarias, la iniciativa, la creatividad y la capacidad de sobrevivencia sale a flote, emprender, conquistar, avanzar y buscar razones cada día para no pensar en emigrar se convierte en un ejercicio cotidiano, la esperanza de que las cosas cambiaran invaden nuestras mejores intenciones, para no desprendernos de nuestra tierra, de nuestros familiares, de nuestro clima, cultura, de los sueños de vida.

Desde estas perspectivas, considero que ambas decisiones son validas y respetadas, irse o quedarse, siempre será una buena decisión si quien la toma es consciente de la misma, si la hace con conocimiento de causa, asumiendo las consecuencias de lo que pueda representar irse a otra latitudes y cambiar radicalmente su forma de vida, pensar que solo por tomar la decisión de cruzar la frontera por tierra o por aire los problemas estarán resueltos no es una opción tan creíble, la actitud de poder asumir los cambios y los desafíos que tendrán que enfrentar en nuevos horizontes será determinante para garantizar su éxito o su fracaso, ya que no todo el que decide irse será exitoso, como tampoco todo el que decida quedarse será un fracasado.

Quienes tenemos la oportunidad de irnos y hemos decidido quedarnos, debemos estar consientes que no podemos permanecer estáticos, que los cambios no vienen solos, que el país que anhelamos hay que construirlo cada día, que el cambio está en cada uno de nosotros, que la situación no solo cambiará cuando cambien los agentes del gobierno, se requieren ciudadanos de primera, para lograr tener gobernantes de primera, que en Venezuela se puede ser exitoso haciendo las cosas bien, que no todos optaran por irse, los que decidamos quedarnos nos corresponde dar lo mejor de nosotros para reconstruir un país y darle la oportunidad a los que se han ido que en el futuro puedan regresar a Venezuela.

Los que han decidido irse, llévense lo mejor de Venezuela en su maleta, sepan que su temple, su carácter, su capacidad de adaptación, su sonrisa, su disposición, su gentileza, su humildad, les abrirá muchas puertas, aprendan el idioma, hablen bien de su país, cuando logren estabilizarse denle la mano a su coterráneo, no confundan las gestiones de gobierno negativas con la grandeza de ser venezolanos, su visión de futuro determinará sus opciones, su capacidad de adaptación al cambio delineará su futuro.

Alfonso Hernández Ortíz

Politólogo – Abogado

@AlfonsoZulia / dialogopublico@gmail.com

Héctor Cortez Ruiz
Por Héctor Cortez Ruiz marzo 16, 2017 10:09