¡Pan!, ¡pan! Por @hescandell

Héctor Ignacio Escandell Marcano
Por Héctor Ignacio Escandell Marcano marzo 20, 2017 11:42

La semana comenzó con un revuelo casi normal en la Venezuela del siglo XXI. Todo el mundo especulaba sobre una nueva e inminente guerra…El enemigo esta vez son los panaderos: portugueses, andinos, españoles, zulianos, llaneros, orientales, guayaneses y sureños. La estrategia bélica consiste en evitar colas, expropiar hornos, vitrinas y manteca.

La guerra por el pan me llevó a conversar con “un soldado del lado enemigo”. Nelson Rivera es un panadero de la Cota 905, en Caracas. “Las Brisas del Paraíso” es su trinchera y allí espera a “las tropas ocupantes” -hasta el martes en la tarde, la Superintendencia de los Derechos Socioeconómicos no había tocado su santamaría-.

Este hombre del barrio dice que no tiene armas para luchar, desde que el Gobierno asumió la distribución de “las municiones”, a su estante poco llega harina, manteca, levadura y demás “implementos de combate”. Sus soldados también son hombres y mujeres del barrio; gente experta en el arte de amasar y hornear. -pero poco instruidos en el arte militar-.

El señor Nelson narró que su negocio está a punto de quebrar porque no puede producir; aplicando el “sentido común” afirma que con la declaración de guerra a los panaderos no se resuelve el problema de fondo. Se soluciona produciendo materia prima y garantizando su acceso.

Ya el jueves en la tarde los enfrentamientos habían producido las primeras bajas, “cayeron en combate” un par de panaderías en la Avenida Sucre de Catia y otra más en la avenida Baralt.

¿Cuándo acabará esta guerra por el pan?, ¿Está en capacidad el Estado de asumir las panaderías del país?, ¿Qué tan eficiente ha sido el Gobierno después de expropiar fincas, relojerías, concesionarios, cementeras, molinos de café, silos de arroz o centrales azucareros? La respuesta está a la vista.

Además de la declarada guerra por el pan, esta semana hubo otros eventos dignos de exponer en la crónica.

Lo dijeron las estadísticas y las caras de satisfacción de otros “soldados” que desde hace 62 años libran una dura guerra contra la exclusión.

La Invasión Educativa a los Medios fue un rotundo éxito, Fe y Alegría nuevamente ocupó todos los espacios posibles para anunciar la buena nueva de la educación venezolana.

El “Aprendemos y Emprendemos” recorrió la televisión, la radio, las páginas web y los periódicos para recordar al país que la guerra contra la indolencia, la discriminación y los pupitres vacíos está más vigente que nunca.

La semana se va como alma que lleva el diablo; corriendo y sin pedir permiso. Ya es domingo 19 de marzo y comienzan las fiestas de Elorza. Día de San José.

Será encomendarnos al esposo de María para que los venezolanos comiencen a vencer en esta guerra tan desigual, que día tras día libran contra la violencia, la escasez y la confrontación ridícula entre hermanos.

Ya es medio día y el sol pega de frente; como los billetes de 100, que seguirán hasta el 20 de abril -según el Presidente- al igual que el Estado de Excepción, que fue extendido por enésima vez. La guerra de los billetes y de la frontera como que el Estado las perdió por nocaut.

Pd: Guerra avisada no mata soldados, y si los mata es porque son de la MUD. El que entendió, entendió.

Héctor Ignacio Escandell Marcano
Por Héctor Ignacio Escandell Marcano marzo 20, 2017 11:42