¿Dónde está la sensatez? Por @AlfonsoZulia

Héctor Cortez Ruiz
Por Héctor Cortez Ruiz abril 20, 2017 07:52

Al momento de escribir este artículo son muchas ideas que pasan por mi mente, sin embargo la palabra que ha estado rondando en mis pensamientos es “sensatez”, es decir juicio, razón, sabiduría y me pregunto a la vez ¿qué nos está pasando como país, hasta donde vamos a llegar?

Los acontecimientos ocurridos durante los últimos días realmente preocupan, ya que los niveles de insensatez están generando una oleada de violencia fratricida entre venezolanos, dejando un lamentable saldo de jóvenes asesinados a mansalva durante las protestas, un guardia nacional muerto en las manifestaciones de Caracas, varios heridos, detenidos y altos niveles de frustración e impotencia, aunado a la tristeza por la incapacidad del gobierno y los factores de la oposición de ponerse de acuerdo para lograr la reconciliación nacional.

Dónde está la sensatez, de los representantes de los poderes públicos del Estado, específicamente del Poder Electoral, representado en los Rectores del Consejo Nacional Electoral, quienes como poder autónomo deberían pronunciarse sobre el cronograma electoral para este año 2017, considerando que las elecciones de gobernadores deberían haberse realizado el año pasado, por mandato constitucional y aun están en mora, pendiente también los comicios municipales, violando el artículo 63 del texto constitucional, el cual establece el sufragio como un derecho.

Dónde está la sensatez, del Poder Ciudadano, representada por el Defensor del Pueblo ante las acciones de inconstitucionalidad cometida por los cuerpos de seguridad del Estado al reprimir marchas pacificas, con armas de fuego y sustancias toxicas, violando flagrantemente el artículo 68 de la Carta Magna.  Y que entre sus funciones es la de mediar, conciliar y servir de facilitador en la resolución de conflictos; velar por los derechos y garantías de las personas; ejercer las acciones a que haya lugar frente a la amenaza o violación de los derechos humanos; hacer respetar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes.

Dónde está la sensatez de la Fiscal General de la República, ante la violación incuestionable de los derechos humanos por parte de la Guardia Nacional que reprimen a ciudadanos que manifiestan pacíficamente, cuando desde la Fiscalía se deben garantizar los tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos por la República, específicamente en materia penal, así como llevar a cabo las acciones a que hubiere lugar para hacer efectiva la responsabilidad en que hubieren incurrido los funcionarios públicos; ordenar y dirigir la investigación penal de la perpetración de los hechos punibles.

Donde está la sensatez de Poder Judicial, ante los abusos y detenciones por parte del SEBIN a distintos ciudadanos, violándose el derecho a la tutela judicial efectiva establecidos en los artículos: 21, 26 y 49  de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como garantía irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos, el resguardo de los derechos procesales, el derecho al acceso a los tribunales; el derecho a una justicia accesible, imparcial, idónea, transparente, equitativa, expedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos sin reposiciones inútiles, derecho al debido proceso, derecho a la defensa, derecho a no confesarse culpable, entre otros; figura jurídica que busca mantener el respeto al acceso a los órganos jurisdiccionales y donde reposa la idea del Estado Social y de Derecho.

Donde está la sensatez del Presidente de la Asamblea Nacional, quien desde su capacidad política debería liderar la vocería de la oposición venezolana, con el tino de un Estadista para lograr un acuerdo de transición, con los agentes moderados del oficialismo, prevaleciendo la capacidad inteligente sobre el discurso de intervención extranjera y el llamado a la confrontación, ya que los muertos terminan siendo ciudadanos de a pie y no es la clase política la que está en primera línea como carne de cañón, por lo tanto deberían reflexionar sobre los caídos en la hazaña de alcanzar el poder.

Finalmente, donde está la sensatez del Presidente de la República, al no querer escuchar a un pueblo que grita desesperadamente por un cambio, que padece ante la crisis país, por el altísimo costo de la vida, la inseguridad, la escasez, el desempleo, la corrupción y los sueños frustrados de una “revolución” que definitivamente ha fracasado.

 Alfonso Hernández Ortíz

Politólogo – Abogado

@AlfonsoZulia / dialogopublico@gmail.com

Héctor Cortez Ruiz
Por Héctor Cortez Ruiz abril 20, 2017 07:52