Sacerdote capuchino califica casos de paludismo en la Sierra como “pandemia”

María Guadalupe González
Por María Guadalupe González mayo 28, 2018 13:02
foto Fray Nelson Sandoval

Foto: Fray Nelson Sandoval.

El brote de Malaria en las comunidades indígenas de Sierra de Perijá, ubicada al occidente del país y a lo largo de la frontera Colombo-Venezolana, sigue siendo preocupante. 

Desde hace muchos años existe este problema y la situación tiende a agravarse, según explicó Fray Nelson Sandoval, sacerdote capuchino, quien viene acompañando a las comunidades Yukpas y Bari de la entidad.

De acuerdo a él, el brote de malaria se originó en muchas comunidades de la Sierra porque se eliminó el programa de fumigación que se conocía como “los pastilleros”; un programa que tenía como objetivo suministrar medicamentos, además de fumigar las comunidades afectadas.

Asimismo, explicó que se ha generado un brote grande de malaria porque el equipo técnico de Malariologia no cuenta con los químicos ni el insecticida necesario para fumigar, ni tampoco el tratamiento médico apropiado para combatir la enfermedad.

El tratamiento que dan a los pacientes es el artesanato, que sólo se encarga de limpiar el parásito de la sangre pero no lo elimina del hígado y del bazo, por lo que luego tiene reincidencia.

Sandoval aseguró que el tratamiento adecuado para la malaria es la aplicación de Cloroquina y Primaquina, pero expresó que de nada va a servir el tratamiento en los pacientes si no se ataca el vector que lo produce.

“Acabamos de enterrar un anciano que le dio paludismo y se murió. Hemos enterrado a bebés. Existen muertes por paludismo aunque quieran negar esa realidad”, dijo el sacerdote que calificó el brote como una una “pandemia”, ya que la semana pasada se registraron más de 600 casos.

Los caciques, autoridades ancestrales de las comunidades indígenas, se reunieron para definir acciones que den respuesta urgente para combatir esta enfermedad y de una vez por todas sean escuchados, advirtiendo que tomarán las vías públicas si es necesario para atender el llamado de parte de las autoridades nacionales.

Los reportes de  las comunidades afectadas van desde el Tukuko, Saimadoyi y el sector Rio Yaza de la Sierra de Perijá.

María Guadalupe González
Por María Guadalupe González mayo 28, 2018 13:02