“Gritaban que iban a tirar granadas para matarme a mí y a mi familia”

Braulio Polanco
Por Braulio Polanco junio 12, 2018 12:56
Indira Fernández, alcaldesa de Guajira. Foto: Capture de video.

Indira Fernández, alcaldesa de Guajira. Foto: Capture de video.

Indira Fernández, alcaldesa del municipio Guajira del estado Zulia, conversó con Radio Fe y Alegría Noticias sobre la detención de una de sus ex colaboradores políticas y su hija, por presuntamente violar la Ley contra el Odio el pasado domingo 29 de abril, cuando se registró una protesta frente a su casa por un grupo de manifestantes que pedía una ambulancia para una persona que estaba herida tras sufrir un accidente en moto.

Fernández afirmó que ella no se encontraba en casa, pues había salido para reportar un apagón que se había registrado en la entidad y que los protestantes supuestamente amenazaron de muerte a sus hijos menores de edad.

“Esas personas que dicen ser mis amigas, fueron con un grupo de jóvenes menores de edad a mi casa, sin luz, y gritaban que iban a tirar granadas para matarme a mí y a mi familia. En el momento sólo estaban mis niños menores… Se pueden imaginar la crisis y el estrés post traumático que tienen”, narró Fernández.

“¿Por qué se habla de la Ley contra el Odio? Dime a qué menor de edad tú puedes amenazar con tirarle cohetes, amenazar con granadas y decir ‘traigan gasolina para prender la casa’. Son situaciones difíciles y no voy a entrar en detalle porque los afectados son mis hijos (…) Si a mi me agarran y me prenden en fuego, yo lo acepto, porque soy la responsable del municipio, y si faltan insumos es mi responsabilidad, no la de mis hijos”, dijo.

“Yo llamo a la conciencia de ese ser humano que llevamos cada uno por dentro: pueden faltar insumos, pero qué le da derecho a otro ser humano de quemar vivo alguien. ¿Hay algo que pueda justificar la acción?”, se preguntó. “Los niños son los menos culpables de cualquier decisión política o acción que tomen sus padres, por eso me vi en la obligación de actuar como lo hice”, agregó.

Asimismo, pidió a los medios de comunicación “mayor sensibilidad para atender una noticia tan delicada”, afirmando que se no puede informar “sin escuchar la otra parte”.

Indicó que desconoce el estado en el que se encuentran las detenidas y añadió que: “yo creo en la ley venezolana y la misericordia y justicia de Dios”.

Cabe destacar que diversas organizaciones de derechos humanos han catalogado este polémico caso como “político”, destacando que es el primero que se documenta en la entidad donde se aplica el artículo 20 de la normativa Contra el Odio y la Discriminación impulsado por la Asamblea Nacional Constituyente.

Con información de Graciela Portillo

Braulio Polanco
Por Braulio Polanco junio 12, 2018 12:56