Caritas lucha contra la desnutrición en la frontera

María Guadalupe González
Por María Guadalupe González julio 20, 2018 12:43

Almuerzo para abuelitos

Tratando de dar respuesta a la grave crisis económica que vive el país, Caritas de la Diócesis de Machiques de Perijá (estado Zulia) atiende a la población más vulnerable ante la desnutrición, como son niños y ancianos, en sus trece sedes parroquiales desplegadas en los cuatro municipios fronterizos del occidente venezolano.

Esta organización busca atender a la “población extrema”, que cada vez aumenta más, en medio de las dificultades que enfrenta el país en materia de económica, a través de un plan que ofrece apoyo a un grupo de ancianos en alimentación, salud, compañía y consuelo.

“Empezamos con 10 ancianos, pero ya tenemos 60 en cada parroquia”, dijo la Dra. Ingrid Graterol, directora de la Caritas de la Diócesis.

“También atendemos a niños desnutridos menores de 5 años, a través del programa conocido como ‘Vivero’, un plan que busca fortalecer a los pequeños en materia de nutrición. La tarea consiste en que los equipos de las Caritas parroquiales visitan a las comunidades una vez al mes, y allí realizan las ollas solidarias. Además, se aprovecha el momento para tomar las medidas y peso de los niños, se hace un despistaje y los que salgan desnutridos, se invitan a participar en el programa”, detalló.

En este plan el grupo de infantes reciben cuidados especiales, para poder fortalecerse y recuperarse, en viveros que están en la propia comunidad y otros que trabajan desde las parroquias: allí se atienden con almuerzos, nutrialimetos y barras nutricaloricas.

“Estas barras las recibimos a través de UNICEF, para que el paciente con desnutrición moderada y severa, puedan recuperarse”, contó Graterol.

Añadió que la madre sólo le agrega agua al nutri alimento, porque está preparado a base de leche y azúcar, para dársela en un vaso todos los días.

“El acompañamiento consiste en atenderlo una vez a la semana, en donde se mide y se pesa; se escucha a la mamá y la orientamos. Vemos si va mejorando, si se estanca o retrocede”, comentó.

En ocho semanas el programa recupera el 70 por ciento de los niños tratados y dan cupo para que otros puedan entrar.

María Guadalupe González
Por María Guadalupe González julio 20, 2018 12:43