Jugadas en el tablero: Casa Blanca Vs. Miraflores

Radio Fe y Alegría Noticias
Por Radio Fe y Alegría Noticias marzo 7, 2019 10:07

Venezuela es noticia en el Mundo, y ya no precisamente por ser el país “de las mujeres bellas” la “fortuna petrolera”; pero si por la corrupción y un sistema, tanto de gobierno como político, beligerante.

Miseria, hambre, destrucción, delincuencia y escasez, además de ser descriptores de los países del tercer mundo, son hoy, lamentablemente, realidades en Venezuela producto de un nefasto socialismo del siglo XXI, que acompañado de los vestigios del chantaje populista, la enfermedad del paternalismo del Estado y la posición acomodatiza del político frente a los “desfavorecidos”, convirtiendo a los más pobres en víctimas y llevándolos como borregos durante años a canjear  votos por trabajo, bono, créditos, e incluso una caja CLAP (de comida); igualando además a todos los ciudadanos, en la miseria, mientras ellos se enriquecían.

Con este escenario que se vislumbraba interminable, ocurre el 23 de enero un hecho que marcó el punto de no retorno, al Estados Unidos reconocer a Juan Guaidó como Presidente Interino de Venezuela lo cual generó una oleada de adhesiones a tal decisión por parte de decenas de países. Desde allí EEUU pasó a encabezar las acciones ante los organismos internacionales en defensa de los ciudadanos venezolanos que mueren por hambre, falta de medicinas, inoperancia de los hospitales y servicios públicos en general. Con la premisa de una ayuda humanitaria, enmarcada dentro de los objetivos de la Organización de las Naciones Unidas, logró que Venezuela fuera tema de debate en el Consejo de Seguridad y la introdujo por primera vez en este órgano. A pesar de que obtuvo 3 de los 5 votos requeridos, siguió firme en sus acciones incluyendo declaraciones directas de la Casa Blanca al gobierno de Miraflores en las que advertía las consecuencias en caso de realizar alguna acción o represión contra Guaidó.

Acercamientos, e incluso la propuesta de Ley de Amnistía a militares y funcionarios públicos, entre representantes del factor de Guaidó y el Gobierno de Maduro en busca de una salida pacífica a la crisis no generó más que “burlas” y acciones soeces por parte de los segundos, marcando un cerco a la posibilidad de llegar a acuerdos. Y es que, ¿existe posibilidad alguna que ellos cedan el poder? Eso es una falacia. Aunque bien decía Sun Tzu que no debes acorralar a tu adversario porque luchará a muerte, estos representantes del gobierno de Maduro decidieron no tomar atajos e inmolarse.

Desde la perspectiva americana Trump busca limpiar su imagen frente a los americanos y ganar la batalla electoral para su reelección en el 2020, además de evitar la colonización de los comunistas y socialistas en América, erradicando este sistema económico en la región. Aunado a ello, busca la recuperación de las relaciones comerciales y diplomáticas con los países de América Latina.

El 23 de febrero se anunció el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela por sus fronteras con Colombia y Brasil, pero ante esta decisión el gobierno de Maduro salió en una posición beligerante, sin treguas, a matar a quemarropa (cual guerra) y quemar los camiones de ayuda humanitaria, acompañado de declaraciones oficiales del gobierno de Maduro, en la investida vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez quien aseguró que “ayer (23 de febrero de 2019) solamente vieron un pedacito de lo que nosotros estamos dispuestos a hacer por defender los derechos legítimos de Venezuela” y defender la revolución, rompiendo así todo posibilidad de negociación pacífica.

Hoy la comunidad internacional representa el respaldo de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional e Interino de Venezuela; mientras el gobierno de Nicolás Maduro se soporta a lo interno del país con las Fuerzas Armadas y las cúpulas institucionales de los poderes públicos, que como cualquier principado o totalitarismo le favorece y le obedece exclusivamente y sin réplicas.

La llegada de Guaidó a Caracas sin contratiempos, el pasado 04 de marzo, luego de las amenazas de detención por parte de voceros del Gobierno de Maduro, dejó ver que el reconocimiento y respaldo de la comunidad internacional está cercando cada vez más a Maduro y su frente, dejándolo sin mayor ofensiva que discursos amenazantes o acciones distractoras que intentan ocultar su minusvalía.

Los siguientes pasos apuntan a un Maduro disminuido, con poca capacidad de maniobrar, y acciones de Guaidó que empiezan a permear a lo interno del país. Allí se revela la correlación inversa entre ambos factores, mientras uno disminuye el otro va en un aumento significativo, por lo que el jaque se mantiene hasta que las torres y alfiles cedan el paso y los caballos caigan, provocando el jaque mate.

 Ana María Osorio / @osorioanamaria (Estratega política)

osorioanamaria@outlook.es

Radio Fe y Alegría Noticias
Por Radio Fe y Alegría Noticias marzo 7, 2019 10:07