La violencia hace que jóvenes tengan que emigrar de la Guajira

Adaybelice Figueroa
Por Adaybelice Figueroa noviembre 28, 2018 20:37

Foto: Referencial.

Estar radicado en la zona fronteriza nunca ha sido fácil para quienes conviven en esos lugares. Allí, donde las familias tienen que conjugar muchos factores para poder sobrevivir, más si la violencia ha tomado el control del territorio.

En la Guajira venezolana, los sueños de los jóvenes se ven truncados ante una realidad que los está arropando sin dejarle muchas opciones.

Este joven guajiro, de quien nos reservamos el nombre por su seguridad, nos relata con preocupación cómo ha tenido que emigrar producto de la violencia que se vive en esa región.

“En mi caso, que soy joven estudiante, he sido víctima de la violencia. He tenido que migrar a otro municipio y se me dificulta mucho. Tanto física como mentalmente estoy afectado por esa parte”, relató.

El muchacho con angustia comenta que posiblemente tenga que dejar el lugar donde creció, huyendo por el miedo que le da estar en esa zona que se ha tornado peligrosa para ellos.

”Es algo duro porque posiblemente yo tenga que migrar detrás de mi familia. Mis vecinos, más que todo los hijos, se han ido más que todo por el miedo”, acota.

Asimismo revela su temor porque en esas zonas, el sexo masculino siempre está en la mira.

“Ser hombre representa un riesgo. La parte masculina, sobre todo los jóvenes, adolescentes, siempre estamos señalados, corremos riesgos y por ello no podemos ni dormir bien de noche. A veces pasan cosas como los tiroteos y por eso dormimos con miedo”, cuenta.

A pesar de mantener la tradición del pastoreo heredada de sus antepasados, el muchacho no se siente seguro al salir.

“Con nada más pisar un lugar de esa misma zona, ya uno tiene miedo, más que todo porque a veces se le aparecen a uno y uno no sabe qué hacer. Lo apuntan, le muestran el arma y uno tiene miedo de correr”, relata.

Agrega que el respeto que se tenía antes en ese lugar se perdió y ya el decir que es estudiante, no es garantía como sí lo era antes.

“Antes uno podía transitar libremente pero eso se perdió”, se lamenta el joven.

Recordó esos tiempos en los que podía disfrutar del caminar libremente por las calles de la Guajira, pero la violencia los ha apartado de ese estilo de vida y ahora tendrán que abandonarla para poder estar tranquilos y sin temor.

Adaybelice Figueroa
Por Adaybelice Figueroa noviembre 28, 2018 20:37