Orlando Avendaño: La intervención ya ocurrió; fue cubana

Braulio Polanco
Por Braulio Polanco abril 15, 2019 10:28

Foto: Archivo.

El país más visitado (en 6 ocasiones) en Latinoamérica por Fidel Castro entre 1948 y 1999 fue Venezuela, y la primera nación a la que fue Hugo Chávez al salir de prisión, tras la intentona golpista de 1992, fue Cuba. El discurso de ambos fue parecido.

Por una parte, Castro, en un discurso desde la popular Plaza O’Leary, en la urbanización El Silencio de Caracas, luego del triunfo de la Revolución cubana en 1959, afirmó: “Venezuela es la Patria de El Libertador, donde se concibió la idea de la unión de los pueblos de América. Luego, Venezuela debe ser el país líder de la unión de los pueblos de América; los cubanos los respaldamos, los cubanos respaldamos a nuestros hermanos de Venezuela”.

Chávez, mientras tanto, en la universidad de La Habana, mucho antes de asumir la presidencia de Venezuela, dijo: “Como lo que siempre hemos dicho, y no lo digo ahora aquí en Cuba porque esté en Cuba, y como dicen en mi tierra en el llano venezolano me sienta guapo y apoyado, sino que lo decíamos en el mismo ejército venezolano antes de ser soldados insurrectos, lo decíamos en los salones, en las escuelas militares de Venezuela, Cuba es un bastión de la dignidad latinoamericana y como tal hay que verla, y como tal hay que seguirla, y como tal hay que alimentarla”.

¿Casualidad? Hay quienes creen que no.

Orlando Avendaño, periodista del PanAm Post, es uno de ellos. En el prólogo de su libro Días de Sumisión se puede leer: “[Es] un ensayo que examina con aguda rigurosidad la penetración cubana en Venezuela y cómo esta cimentó el camino para que llegara a la presidencia de la República el fallecido Hugo Chávez. Su asunción a Miraflores no fue casual, ni producto de un rechazo espontáneo de la población hacia una débil democracia que no supo preservarse a sí misma, sino que fue el punto final de la conquista de Fidel Castro a la ‘joya de la corona’ que representaba el país petrolero”.

En entrevista con Radio Fe y Alegría Noticias, este joven analista sostiene: “Fidel Castro fue el primero que llegó a Venezuela por su petróleo. Lo hace evidentemente con pretensiones y entendiendo muy bien lo que significaba un recurso como el petróleo para su proyecto: el gran propósito de expandir la revolución cubana por las regiones de América y por el mundom porque sabemos que lo intento en África”.

“El petróleo fue como una especie de norte financiero para Fidel, que lo mantuvo empecinado en una lucha que no ganó sino hasta la década de los 90 con la llegada de Hugo Chávez”, agrega.

Fidel Castro en el Aula Magna de la UCV, en 1959, luego del triunfo de la Revolución cubana. Foto: Archivo.

“La intervención cubana es en todos los sentidos”

En tiempos en los que se especula acerca de la posibilidad de una intervención extranjera a Venezuela luego de que Juan Guaidó fuera reconocido por más de 50 países como presidente encargado, Orlando cree que ya ocurrió: fue cubana.

“La primera gran intervención militar que sufrió la Venezuela democrática fue en 1967 con la invasión de Machurucuto, un proceso tutelado financieramente, militarmente y operacionalmente por Fidel Castro, pero también encabezado por guerrilleros venezolanos, entre los que estaba el hermano de Teodoro Petkoff, Luben. Ese fue el gran intento y el preludio de lo que vendría”, dice.

“Lo que padecemos hoy no es una intervención, es la dominación, ocupación de otro estado que es el cubano sobre el venezolano”, afirma. “Uno puede especular con confianza y sin temor a equivocarse al decir que se trata del primer episodio en la historia de la humanidad, en la que un estado mucho más pequeño, miserable, pobre, como Cuba, somete a otro mucho más rico, gigante, gigante en todos los términos, como Venezuela. La intervención es explicita, no solo por Cuba, sino Rusia, China, ELN… pero cuba es el principal actor”.

Hoy, “la intervención es en todos los sentidos”, y “se logró de una manera muy prudente, muy moderada a través de una intervención paulatina, encubierta en acuerdos sociales entre ambos gobiernos”.

El propósito: la diferencia entre intervención norteamericana y cubana

Orlando suele defender en sus columnas y redes sociales que una intervención militar norteamericana es la única forma de que se produzca un cambio de gobierno en Venezuela, y que Guaidó asuma formalmente las funciones de presidente. Y no duda en afirmar que sería completamente distinta a la cubana pues, según él, los propósitos no serían los mismos.

“El gobierno de Hugo Chávez, legítimo en la primera fase, entregó Venezuela a Cuba de una manera pactada. La intervención de Estados Unidos también sería pautada”, señala. “Por eso yo coincido con el presidente Juan Guaidó de que se trata de una cooperación, no intervención. La intervención cubana fue con el fin de someter a los venezolanos a la voluntad de La Habana, y la intervención o asistencia norteamericana, sería con el fin de contrarrestar la intervención cubana”.

La “intervención cubana”, en su momento, “también se dio de manera legítima: porque los venezolanos la vieron ocurrir en cámara lenta y no hicieron absolutamente nada”.

Braulio Polanco
Por Braulio Polanco abril 15, 2019 10:28