CDHAL pide solidaridad con pueblos ancestrales canadienses

Radio Fe y Alegría Noticias
Por Radio Fe y Alegría Noticias enero 15, 2019 09:30

En diciembre de 2018 una jueza de la Corte Suprema de la Provincia Canadiense de Columbia Británica, pronunció una orden judicial exigida por la empresa Coastal GasLink que autoriza a las fuerzas estatales a abrir el paso por la fuerza para permitir la entrada de la empresa en territorio Wet’suwet’en.

El lunes 7 de enero, la Gendarmería Real de Canadá envió fuerzas especiales que agredieron violentamente a las personas que resistían pacíficamente a la empresa. Dicha compañía, filial de la canadiense TransCanadá, “ha sido implacable” en imponer su proyecto de instalación de un gasoducto de 670 kilómetros, que pasaría por el territorio ancestral de los Wet’suwet’en, según asegura Freda Huson, vocera del clan Unist’ot’en.

“Coastal GasLink ha sido la más implacable de todas. Mi padre murió: llegaron con helicópteros, mi hermano murió: entraron con máquinas de perforación. Y ahora que la madre de mi compañero está enferma, deciden imponernos este recurso. Así funciona Coastal GasLink, sin piedad”.

Huson reiteró su rechazo a los inversionistas de la extractora, y se dirigió al gobierno canadiense, condenando el uso de fuerzas militares contra gente desarmada, “está haciendo la guerra contra su propio pueblo, envían fuerzas especiales contra gente pacífica. Este es el único territorio que queda en el que podemos tomar agua limpia”, expresó, acusando al gobierno de corrupto y de aplastar al pueblo para obtener ganancias.

En ese sentido, los pueblos ancestrales del área han hecho un llamado urgente a la solidaridad ante lo que consideran un acto de guerra y una violación de los derechos humanos. Mientras tanto, en más de treinta ciudades canadienses, y en otros países, se celebraron manifestaciones en apoyo a los pueblos afectados.

Cabe destacar que Canadá no ha ratificado la convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre los pueblos indígenas y fue uno de los pocos países en votar contra la adopción, en 2007, de la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de Pueblos Indígenas.

Cristina Ayala – ALER Contacto Sur
Radio Fe y Alegría Noticias
Por Radio Fe y Alegría Noticias enero 15, 2019 09:30