La puerta giratoria por @GervisDMedina

Amarú Lombardi
Por Amarú Lombardi febrero 13, 2017 11:29

Desde la fenomenología trascendental el término “Puerta Giratoria” toma un sentido especialmente peyorativo; como el sistema imperfecto en el cual un delincuente comete violaciones a la Ley haciéndose de bienes y servicios de sus víctimas, donde por cierto, 6 de 10 de los delitos han sido cometidos por funcionarios policiales activos o dados de baja, quienes  al momento de ingresar al sistema policial o judicial entran, dan la vuelta y salen como si nada hubiese ocurrido, (imaginándonos una puerta de una entidad bancaria de estas que giran y dan vueltas); bien sea porque corrompió a algún juez, alguacil, secretario para que apliquen o desapliquen un tecnicismo y salgan incólumes del delito, u otorgándole alguna medida sustitutiva de la privación de libertad, o de los que estando sentenciados y cumpliendo condena a través de un plan de liberación de hacinamiento les den libertad con régimen de presentación o escapándose del recinto con gran facilidad y permeabilidad.

Mientras la seguridad ciudadana no se aborde, de forma integral implementando la prevención social del delito, atendiendo a la juventud que no estudia, no trabaja, consume drogas y alcohol, y tenga un destino incierto convirtiéndose en un Coco Seco; mientras no corrijamos el sistema judicial y penitenciario vamos a seguir obteniendo índices elevados de criminalidad a través del vicio de esta Puerta Giratoria.

Haciendo un análisis de la implementación de la Política criminal del Estado Venezolano, puedo describir que han pasado por el Ministerio del ramo 16 ministros, se han aplicado 24 planes o dispositivos, llamados plan desarme,  patrullaje inteligente, plan patria segura, cuadrantes, operación liberación del pueblo, pero todos son reactivos mas no preventivos, y pasamos de tener un índice de 4.550 asesinatos en el año 1998 a 29.908 para el año 2016, por lo que, no hemos conseguido la fórmula para detener, controlar y administrar la mancha criminal.

La solución está en diseñar medidas a corto, mediano y largo plazo, acotando que todo este desastre no se va a arreglar de la noche a la mañana; Venezuela puede salir de este problema diseñando una Política Criminal del corte científico donde Criminólogos, Sociólogos, Psicólogos, Abogados Penalistas y Penitenciarios, reestructurando y saneando el Sistema Judicial Penal, actualizando a la realidad venezolano el COPP y Código Penal; respetando la aplicación del derechos humanos.

Regularmente los ciudadanos en estos días por la aplicación de la OLP, arguyen situaciones extremas como “Malandro no tiene derecho humano porque ellos no piensan a la hora de matar”. Esto es un elemento que ciertamente es visible a todos, más allá de las posiciones extremas o justificadamente extremas puesto a que estamos sitiados en nuestros hogares. Cuando se tienen índices elevados de criminalidad se genera un tipo de sentimiento diciendo que ataquen a la delincuencia con firmeza y mano dura sin importar los derechos humanos, ahora las cosas se pueden combinar atacar con firmeza, prevenir y garantizar a los derechos fundamentales, a través de planes de inteligencia y atacar a los cabecillas de la organización criminal en el país para acabar con la Mancha Criminal que se ha instituido y es quien gobierna la administración de los delitos y delincuentes, devolviéndonos a la comunidad a través de esa puerta giratoria delincuentes cada vez más experimentados, resteados que nos azotan a diario con la venia de los corruptos delincuentes que se encuentran en el sistema policial, judicial y penitenciario del Estado venezolano.

Gervis Medina | Abogado – Criminólogo

Amarú Lombardi
Por Amarú Lombardi febrero 13, 2017 11:29