Hombres armados mantienen secuestrados a más de 400 indígenas en el estado Bolívar

Eudo Torres @eudotorres
Por Eudo Torres @eudotorres mayo 8, 2018 16:18
Foto referencial: archivo web.

Foto referencial: archivo web.

Más de sesenta hombres armados, miembros de una supuesta organización criminal tendrían secuestrados a más de 400 indígenas Pemones en la comunidad Morichal, municipio Sifontes, del estado Bolívar, como presión para que estos desalojen sus tierras con el objeto de iniciar la explotación ilegal minera.

Jhonny Ramos, dirigente indígena de la zona, hizo público el peligro que corren los indígenas que intentan salir de la comunidad cuando estos quieren realizar diligencias fuera de su tierra.

El mismo grupo, ya es señalado por ejecutar a Domingo Cabrera en el año 2017, como lo indicó el dirigente indígena.

Este grupo de hombres armados están en el punto de la “Y” o bifurcación, y permanecen con actitud agresiva desde el 29 de mayo, al mando de alias “El Fabio”, miembro de la peligrosa organización criminal El Sindicato, informó Ramos.

Por si fuera poco, la comunidad está siendo atacada por la malaria, y no pueden movilizarse para buscar ayuda.

Ramos aseguró que hubo un acercamiento a inicios de este año con el jefe de la organización, a través de una reunión con el Cacique y la comunidad, a quienes prometieron la entrega de oro como retribución a la explotación minera, pero estos se negaron porque implica una contaminación de su ambiente natural, y el único medio de sustento.

A partir de esta reunión, la agresividad y los ataques han redoblado en intensidad, e incluye dos secuestros individuales, y la desaparición de Oscar Meyer, hermano del capitán de la comunidad, y joven lideró los debates contra la organización criminal: los sindicatos.

Su secuestro ocurrió en el puerto El Dorado, el pasado 3 de marzo, junto a otro joven que fue liberado, pero relató que torturaron a ambos, y hasta este 08 de mayo, Meyer está desaparecido, y temen que haya sido asesinado.

El gobierno lo sabe y no ha actuado

Desde el asesinato de domingo Cabrera en el 2017, la comunidad ha puesto la denuncia ante el Ministerio Público, presentó un informe ente el Ministerio Indígena con atención a Aloha Núñez, también el director de la Fiscalía Indígena sabe de estas amenazas, y hay silencio.

Ramos cree que el silencio del gobierno, se debe a militares con alto rango están implicados en estas operaciones ilegales, y auspician a los grupos criminales.

Eudo Torres @eudotorres
Por Eudo Torres @eudotorres mayo 8, 2018 16:18