El sabotaje cibernético de la negligencia y la corrupción

Radio Fe y Alegría Noticias
Por Radio Fe y Alegría Noticias marzo 14, 2019 12:34

Si alguien se hubiese propuesto destruir al país no podría haberlo hecho de manera más eficiente, como lo forjaron Chávez y el heredero de su elección Maduro, quienes instrumentaron un conjunto de políticas que lo llevaron al abismo. Quedan muy pocas palabras para describir el deterioro que esta Dictadura ha gestado en la nación y en la calidad de vida de sus ciudadanos. La propuesta revolucionaria engañó de forma maliciosa a una parte de la población, que demandaba respuestas del Estado. Al transcurrir de estos 20 años, observamos las huellas profundas dejadas por el ensayo revolucionario, atrás muy atrás, quedo la otrora nación de esperanza, de ejemplo para Suramérica por sus potencialidades y por la calidad profesional de sus habitantes.

El reciente apagón ocurrido en todo el territorio nacional, para el régimen, es una variante de la moderna mitología de la Teoría de la Conspiración y del Nuevo Orden Mundial. Desde el imperio a través de un ordenador, un hacker aventajado entrenado por la CIA, logro ingresar al sistema de comando de la central hidroeléctrica Raúl Leoni en Gurí y apagar de forma inmediata todas la turbinas de generación eléctrica, dejando al país en una profunda oscuridad. Esta fantasiosa novela de espías esgrimida por la Tiranía, cuya trama señala a la Asamblea Nacional, nuestro Presidente Interino  y a sus colaboradores internacionales como los causantes de un gran apagón. La misma es la continuación de la saga de siempre, que endosa responsabilidades a terceros por la incapacidad de gestión, la improvisación y la corrupción en las medidas adoptadas.

El bufón de la corte y el mayor general inútil señalan, que toda la confabulación forma parte de un ataque cibernético perpetrado desde el seno del Pentágono, para sabotear el crecimiento económico y la prosperidad de la nación. Estos siniestros personajes muestran conocimientos profundos en todas las áreas, se pasean por ellas con pasmosa seguridad y tranquilidad. A pesar que en todos los casos sus explicaciones sorprenden el juicio del pueblo. Estos actos no son nuevos. La canalla mediática y el cerco informativo en los últimos días ha trabajado de forma cruel, para mantener al pueblo desinformado sobre las realidades presentes. Adicional a la prohibición expresa de informar, dictada de forma coercitiva a los periodistas, se suma, la manipulada disponibilidad de servicios de luz, internet y comunicaciones en general. En este momento vivimos las horas más oscuras de nuestro devenir como nación, realidades que no cambiarán, con el montaje de burdos y manoseados teatros. Los ciudadanos quedamos embobados y deslumbrados por los montajes realizados por estos perversos dramaturgos.

La nación se ha convertido en un gran campo de concentración, en el cual sus habitantes somos sometidos a condiciones de exterminio. Lo que inicialmente fue un eslabón más en la cadena de ineptitudes e improvisaciones, luego de las nefastas declaraciones dadas por Maduro y su pandilla. Pareciera ser un acto provocado y calculado maliciosamente por estos desquiciados personajes, con la finalidad de domesticar al pueblo y someternos a condiciones de mansedumbre extrema. Debemos oponernos antes que las realidades impuestas terminen condenándonos a la obediencia y sumisión total.

No hay nada que se pueda rescatar, todas las medidas, anuncios, políticas, acuerdos y cualquier narrativa cae en el foso de los fracasos. Los motores productivos, los rubros estratégicos, las zonas geográficas potencia son una descripción de “ciencia ficción”. Las potencialidades de las regiones fueron amputadas por las deprimentes condiciones de servicios en términos generales. Hecho concreto de esta situación fue el reciente gran apagón ocurrido a nivel nacional.

No podemos esperar pacientemente por una intervención militar foránea para poder resolver nuestros problemas, llego el momento de los ciudadanos, el tiempo sigue su inexorablemente marcha, debemos decidir enfrentar esta Dictadura con las herramientas que nuestra constitución vigente nos permite. No hay lugar para dudas y vacilaciones, incertidumbres siempre existirán pero las calamidades demandan el compromiso de la totalidad del pueblo. El colapso general que experimenta el país llegó a todos los niveles y segmentos de la economía, y la vida social, lo ocurrido es una muestra elocuente de lo que se avecina. La ruta definida por nuestro presidente interino Juan Guaidó es clara, cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Es  fundamental y urgente la necesidad de crear un gran pacto nacional, bajo la  premisa de una unidad nacional que logre encausar los esfuerzos colectivos en la premura de una salida concertada, para evitar mayores calamidades y sufrimientos para un pueblo que ya no aguanta más. Las ciudades se han convertido en lugares hostiles en las cuales sus ciudadanos se observan con desconfianza, la solidaridad del venezolano gradualmente se tiende a perder, son demasiadas las causas que impulsan el comportamiento. No hay justificación para no hacer los sacrificios necesarios en esta coyuntura, la ruptura del modelo está cerca, debemos impulsar los movimientos sociales y políticos que logren terminar de fracturar la estructura de la tiranía. Los integrantes de la fuerza armada deben entender que cada día que pasa, se hunden muchos más en el fango junto con la elite gobernante. La Venezuela de futuro debe edificarse sobre nuevos valores y principios, no podemos improvisar nuevamente. Es el trabajo conjunto y el sacrificio colectivo los que nos sacarán rápidamente de este sufrimiento.

 Profesor Germán Rodríguez Bustamante, ULA FACES / gguillermorb@yahoo.com

@germanrodri

@germanoveja

Radio Fe y Alegría Noticias
Por Radio Fe y Alegría Noticias marzo 14, 2019 12:34