Párroco Nelson Sandoval: “Los yukpas del Tukuko no somos sicarios ni asesinos”

Johandry Montiel
Por Johandry Montiel diciembre 21, 2018 19:01

Foto cortesía; Fray Nelson

Ha pasado un mes de los últimos hechos de conflictos y violencia en la Sierra de Perijá que afectaron y amenazaron la vida e integridad de los indígenas que habitan en la zona.

El pasado 15 y 17 de noviembre, el tráfico de ganado ilegal sacado hacia Colombia a través de Machiques de Perijá, estado Zulia, y que ha sido denunciado contundentemente por los indígenas yukpas, productores y campesinos, activó nuevamente la violencia en la Sierra de Perijá dejando cinco (5) hombres muertos.

Estos acontecimientos han generado reacciones negativas sobre el pueblo yukpa y sus actores más cercanos a quienes acusan de conformar grupos violentos. Fray Nelson Sandoval, párroco de la comunidad del Tukuko, se ha encargado de desmentir algunas informaciones que han rodado por portales digitales y las opiniones que ha pronunciado Lusbi Portillo, ambientalista y fundador de la organización Sociedad Homo et Natura.

“Hay un artículo que rodó por Aporrea y que no está firmado; ese texto es un acto de cobardía: decir cosas falsas de un grupo humano, porque nos están metiendo a todos los yukpas del Tukuko, como sicarios y asesinos y luego diciendo cosas falsas de mí y firmar como corresponsal yukpa”, dijo Sandoval recientemente.

“Eso es algo anónimo, es un chisme, un brollo. El que escribe eso no tiene la valentía para dar la cara y poner su nombre a ese artículo. Yo no le hago caso a eso, ni me preocupa en lo absoluto”, enfatizó.

Agregó que para él esos comentarios no tienen validez. “Lo que realmente tomo en cuenta es la opinión de los indígenas, que es la verdadera”, acotó.

Los indígenas hicieron un comunicado oficial donde dieron constancia del trabajo que se realiza por el bien de las comunidades. El resto de las opiniones, Sandoval las calificó como voces no autorizadas porque no viven en la Sierra de Perijá.

Sandoval denunció que hay una organización llamada Homo et Natura, que lleva Lusbi Portillo, que dice defender a los indígenas de puras voces, pero que “viven muy bien a costilla de los indígenas”.

“Esas ONG´s como Aporrea y Homo et natura, no tienen en la Sierra de Perijá nada para demostrar que trabaja por el bien de las comunidades”, comentó. Según el fraile, lo que hacen es “instigar a delinquir y cometer delitos en la zona”.

Fray Nelson no es de medir palabras cuando su convicción lo asiste. Le cuesta callar cuando considera que está en juego la justicia y los derechos de los indígenas. Por eso está seguro “que para entender esta grave situación que ocurre en la Sierra de Perijá, principalmente hay que conocer bien de cerca la cultura yukpa. La cultura yukpa tiene como base fundamental la libertad, eso implica que existan cierta anarquía y desorden en este grupo indígena, hay antecedentes de irrespeto a las autoridades y por eso en la actualidad hay muchos caciques”.

El párroco mencionó que por sus años de experiencia de trabajo junto a las comunidades yukpas, esta problemática tiene remedio debe haber asesoramiento a los caciques. Los caciques, en primer lugar, asegura, deben entender que son nombrados para dirigir, animar y gobernar a una comunidad con todo lo que eso implica.

“Luego que la autoridad es moral, se gana con los hechos, no simplemente el hecho de tener una banda de cacique, un sombrero. Eso no te da autoridad. Tiene que ser una autoridad ganada con tus hechos, con tus actuaciones, entender también que está puesto para al servicio de la comunidad y no para el servicio o sacar provecho ni familiar ni personal, eso es fundamental”, destacó fray Nelson.

Aseguró que el cacique tiene que tener conciencia y los líderes yukpas que, si algún miembro de su comunidad comete delito, tiene que ser sancionado como herramienta pedagógica para indicar lo que está mal, debe corregirse y no puede volverse hacer.

“Mientras los caciques no corrijan y no sancionen a las personas que cometen delitos o faltas dentro de las comunidades, esto va a seguir siendo una anarquía como lo es hasta ahora. Entender que como comunidades indígenas tienen derechos, pero también como ciudadanos venezolanos que son, hay deberes que cumplir y eso es fundamental y mientras eso no se haga, nosotros vamos a seguir inmiscuidos y envueltos en situaciones conflictivas como lo que se vivió hace un mes”, sentenció el Fraile.

¿Se cometen delitos y crímenes en la Sierra de Perijá?

“En la Sierra hay de todo, desde abigeato hasta crímenes que están impunes, crímenes que no debieron deberse cometido donde se han visto involucrados los de la comunidad del Tukuko. Esta zona es la que ha padecido las muertes de parte del grupo que estamos diciendo y denunciando. Días pasados se han originado unas muertes más que no debieron haber ocurrido, es decir que la violencia lo que engendra es más violencia y por eso hemos estado insistiendo en las comunidades, en primer lugar en el castigo a los que cometen una falta y en eso hay que reconocer la pasividad de los caciques. No ha habido suficiente castigo, porque si eso se hubiese castigado esto se hubiese parado”, enfatizó el Fray.

“Ya aquí hubo un crimen en la zona y ahora que vinieron las autoridades y se hicieron cargo de la situación. Fue lo mejor, porque ellos son los únicos capaces de poder ejercer control y administrar justicia en estos casos”, prosiguió.

Fray Nelson pidió no criminalizar a todo el pueblo Yukpa

“Lo primero es que hay que reconocer que los yukpas son un grupo humano y como todo grupo humano, hay valores y antivalores, hay gente buena y gente mala. La gente buena es mayor en la Sierra de Perijá que la gente mala. Por un grupo pequeño de personas que dentro de las comunidades se dedican a cometer delitos, todo el grupo en general está siendo señalado y eso es injusto para mi opinión como sacerdote que he venido conviviendo con los indígenas. No todo el grupo es delincuente, ni todos están de acuerdo con los actos delictivos que se cometen en las comunidades”, declaró el párroco.

Este actor religioso que ha convivido por más de 12 años con los indígenas de la Sierra de Perijá, insistió que en primer lugar los caciques deben reconocer que son elegidos para servir a la comunidad, ellos son los responsables de mantener el orden en las comunidades.

“A diario reitero en las comunidades indígenas que todos somos humanos, todos tenemos virtudes, tenemos defectos; hay gente buena, hay gente mala en todas partes. Por un grupo no se puede acusar de victimarios y delincuentes a todo un grupo humano. La persona que me diga que todos los yukpas son ladrones, yo le pregunto ¿En Machiques hay ladrones? Entonces todos los machiquense son ladrones”, refutó.

”Somos una sociedad pluricultural y eso nos hace ricos inmensamente desde el punto de vista cultural y eso tenemos que valorarlo, apreciarlo y quererlo y aquí lo tenemos, pero conociendo la realidad de verdad, no desde los meros sentimientos que tenemos negativos hacia a los indígenas, heredados desde los tiempos de la colonia porque se fueron los españoles y quedamos los venezolanos ejerciendo más odio y más rechazo hacia a los indígenas. También la gente habla de lo que se escucha, no de lo que conoce, somos como loros, repetimos pero hablamos de cosas que no conocemos. Hay que hablar con propiedad, tenemos que acercarnos a las comunidades desde adentro conocerlas para valorarlas y saber lo que tenemos”, puntualizó.

Johandry Montiel
Por Johandry Montiel diciembre 21, 2018 19:01